La cadena hotelera
Best Western habría sufrido el robo de ocho millones de sus clientes,
cuyos datos bancarios podrían haber caído en manos de la mafia rusa. El golpe alcanzaría los €3.500 millones, pero la empresa niega la información
De acuerdo a la agencia de noticias Europa Press, esa cifra alcanzarían los datos de los clientes en el mercado negro, donde están siendo subastados.

La
información señala que el responsable del golpe es un hacker de indio
del cual no se tenían registros. Trabajaba para la mafia rusa y logró
vulnerar la seguridad del grupo el pasado jueves, accediendo a su
archivo de clientes; todos los de la cadena desde 2007.
El ataque fue descubierto en primer lugar por la prensa, gracias a una investigación que estaba llevando a cabo el Sunday Herald, que advirtió a la cadena hotelera.
El
robo de los datos se realizó mediante un virus troyano que fue
introducido en la página de Best Western dedicada a las reservas. Una
vez que un cliente introducía sus datos en la web, éstos eran remitidos
al pirata informático.

La respuesta
La cadena hotelera desmintió la existencia de carencias en sus sistemas de seguridad.

La cadena hotelera, asegura en un comunicado, que la información publicada por este diario a raíz de la investigación del Sunday Herald "no está comprobada ni cotejada".
"El reportero del Sunday Herald nos
informó de que en uno de los hoteles una parte de los datos podían
estar en posición comprometida. El incidente se investigó rápidamente y
se dieron las debidas respuestas al respecto", precisó la compañía en
un comunicado.

"No se han encontrado evidencias para apoyar las
afirmaciones sensacionalistas realizadas por el reportero y el
periódico", afirma la cadena hotelera, que certifica que "Best Western
siempre ha eliminado las reservas en línea tras la partida del huésped"
por lo que no es posible que se hayan filtrado los datos de clientes de
2007, tal y como asegura el diario.
Aún así y pese a la
existencia de controles de seguridad, la cadena hotelera recomienda a
sus clientes como medida de precaución que "revisen detenidamente los
extractos de sus tarjetas de crédito" por si hubiera alguna anomalía.

fuente> http://www.infobae.com