Los buses ateos son furor en Londres y llegan a España.

Buscan instalar la idea de un mundo sin
religiones. Ya circulan en el Reino Unido unos 800 micros con la
leyenda "probablemente Dios no existe, así que dejá de preocuparte y
disfrutá de la vida". Ahora, la causa desembarca en la península
Ibérica y ya habría una respuesta similar de los feligreses católicos
.

En coincidencia con la iniciativa que nació en Gran Bretaña, donde ya circulan 800 buses con carteles que instan a no creer en Dios,
España se convertirá desde este lunes en escenario de la acción de
grupos ateos y agnósticos que colocarán la leyenda: "Probablemente Dios no existe, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida".


"Es sólo una invitación a pensar, la gente hablará de ello en los pubs
cuando vean los autobuses", dijo uno de los impulsores de la campaña,
el biólogo y crítico de la religión Richard Dawkins, al diario inglés Daily Telegraph.


La idea nació de la mente de Ariane Sherine, columnista del diario
inglés The Guardian, tras leer en una web cristiana que los ateos
pasarían "la eternidad en el infierno y ardiendo en un lago de fuego",
según difundió la agencia de noticias DPA.


Con el apoyo de la Asociación Humanista Británica y del profesor
Dawkins, pidió, a finales de octubre del año pasado, donaciones para
difundir el ateísmo desde los autobuses de dos pisos.


Tras el éxito inesperado de la donación de fondos para financiar el mensaje ateo, el proyecto se extendió a todo el país. Los "buses ateos" -que llevan la frase que niega la existencia de Dios
en el sitio donde normalmente se coloca publicidad- circulan ya por
todo el Reino Unido, en una campaña que se extenderá desde el lunes a
la ciudad de Barcelona, donde ya se generó una fuerte polémica con la
Iglesia Católica y algunos partidos políticos.


En España,
la iniciativa es impulsada por la Unión de Ateos y Librepensadores
(UAL) y está previsto que llegue a fines de este mes a Madrid y
Valencia. Ante la inminencia de la campaña, el arzobispado de Barcelona
salió al cruce de la inventiva y aseguró que para los creyentes, la fe
"no es motivo de preocupación, ni es tampoco un obstáculo para gozar
honestamente de la vida". Más dura ha sido la reacción desde otros
colectivos, como el Grupo de Entidades Catalanas de la Familia, que
considera que se trata de "una campaña movida por el odio, el odio a la religión".


Para el presidente de este grupo, Daniel Arasa, la campaña "hará que mucha gente se plantee si Dios
existe y se darán cuenta de que sí". Pese a estas críticas y al hecho
de que la iniciativa no es comparable en envergadura a la de Reino
Unido, la realización de una campaña de estas características en España indica que algo está cambiando en una sociedad tradicionalmente
católica, acostumbrada a pasar por los ritos de la Iglesia desde el
nacimiento.


En los últimos tiempos han aumentado de forma considerable las
solicitudes de apostasía (negar la fe de Jesucristo recibida en el
bautismo). De hecho, frente al 83,5% de españoles que en 1998 se
declaraba católico, en enero de 2008 el número bajó al 78%, según el
Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)

Fuente: Terra