Bueno, igual que cada año, la respuesta es NO.

 

Por los correos de mucha gente andan circulando versiones de un fwd que habla que este año, precisamente el día 27 de agosto, la órbita de Marte se acercará tanto a la tierra que será visible del tamaño de la luna y que es un fenómeno que sucede una vez cada cientos de miles de años, entre otras cosas.

Bueno, igual que tantas veces, cada vez que recibo uno de estos fwds fantasiosos, si al menos me pone una duda y antes de reenviarlo, pego una googleada para ver que opina el resto del mundo sobre esta información aunque quizás ni era necesario porque el sentido común nos dice que Marte debería acercarse realmente mucho para que esto fuera posible. Digamos, salirse de su orbita…

 

Lo más curioso es que la misma historia viene circulando por la red desde 2003. El 27 de agosto de 2003, sí, la distancia entre Marte y la Tierra fue la mínima en 60.000 años. Ese año comenzó a propagarse un correo en el que se explicaba que "con un modesto telescopio de 75 aumentos, Marte se verá tan grande como la Luna a simple vista". De alguna manera, la alusión al telescopio y la mención del año han desaparecido del texto, y el bulo resurge año tras año, y cada año lo recibimos como si fuera nuevo.

 

En realidad, Marte y la Tierra se aproximan cada dos años y dos meses, cuando la Tierra pasa entre el Sol y Marte. Como las órbitas de los dos planetas no son exactamente circulares, la distancia de máxima aproximación varía de una vez para otra, entre 56 y 100 millones de kilómetros. Pero un sencillo cálculo nos dice que para que Marte se viera desde la Tierra del mismo tamaño que la Luna, tendría que acercarse a 750.000 kilómetros, algo menos del doble de la distancia de la Tierra a la Luna, y muchísimo menos que las cifras reales.

 

Me pregunté qué pasaría si Marte se acercara tanto a la tierra y en el blog "el neutrino" (http://elneutrino.blogspot.com) encontré una respuesta, satisfactoria: "En primer lugar, como tanto Marte como la Tierra, hasta nuevo aviso, se mueven alrededor del Sol en órbitas elípticas, estos encuentros no tendrían nada de extraordinario, puesto que, modificando la órbita de Marte para que se acerque tanto a la Tierra, se producirían aproximadamente cada año y medio.

 

Se puede calcular el efecto que tendría la cercanía de Marte en las mareas. La elevación media del nivel del mar provocada por un astro es directamente proporcional a su masa e inversamente proporcional al cubo de su distancia. Con Marte, cuya masa es casi nueve veces la de la Luna, a tan corta distancia, la influencia combinada del Sol, la Luna y Marte casi duplicaría las mareas actuales. Aunque no parece demasiado, como mínimo habría que tener cuidado de dónde se pone la sombrilla.

 

Pero, con todo, eso no es nada comparado con el efecto que tendría la atracción gravitatoria de Marte sobre la Luna. A esa distancia, Marte ejercería sobre nuestro satélite una fuerza que podría alcanzar hasta el 14% de la que ejerce la Tierra, y alteraría la órbita de la Luna de una manera difícil de calcular, puesto que el resultado final dependería de las posiciones relativas de los tres astros durante el periodo de aproximación. Lo mismo podría sacar a la Luna de su órbita que desviarla y hacerla estrellarse contra la Tierra. También la atracción gravitatoria de la Tierra alteraría la órbita de Marte con una fuerza que llegaría hasta el 12% de la que ejercería el Sol sobre el planeta rojo en ese momento. Los efectos a largo plazo son también difíciles de calcular, pero lo que es seguro es que con estos encuentros repitiéndose cada año y medio, las órbitas de ambos planetas se verían alteradas. La órbita de la Tierra, que es la que más nos interesa, podría acercarse o alejarse del Sol, con los consiguientes cambios en el clima, o aumentar su excentricidad, lo que provocaría estaciones mucho más marcadas a lo largo del año. También podría ocurrir que la Tierra y Marte quedasen ligados como un planeta doble; ¡menudas noches de Marte lleno íbamos a tener! Pero no hay que olvidar que también podría darse el caso de que ambos planetas chocasen…"

 

Ni hablar de lo que se necesita para que Marte cambie su órbita lo necesario para que esto ocurra. Algo tendría que salir muy mal en nuestro sistema solar!

 

La órbita de Marte se aproximó mucho en el año 2003 situándose a 56 millones de kilómetros de la tierra, momento en que podía verse 6 veces más grande que lo habitual y 85 veces más brillante. Aun así, para el ojo del hombre no se veía mas grande de lo que, habitualmente, se lo ve a Venus en el cielo. Marte fue solo una pequeña estrella más en nuestra cúpula estrellada. En el año 2287 será cuando se repita la cercanía que sucedió en el 2003.

 

Al igual que en 2003 circula en diferentes versiones, el fwd que habla del fenómeno, solo que como siempre, alguien se olvidó de escribir la línea que dice que se verá como la luna con un telescopio jaja.

 

Románticos, mejor sigan creyendo en los fws de amor.