Unas 15.000 personas pidieron "paz y alegría" en el cierra de la Marcha Mundial por la No Violencia
La localidad mendocina de Punta de Vacas, cerca del límite fronterizo con Chile, fue el lugar elegido para cerrar la manifestación organizada por el Movimiento Humanista, con personalidades de los cinco continentes.

Al grito de "Paz, fuerza y alegría", unas 15.000 personas de los cinco continentes cerraron esta tarde la `Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia´ en la localidad mendocina de Punta de Vacas, casi en el límite internacional con Chile y en plena Cordillera de Los Andes.
Los discursos de los representantes de los cinco continentes comenzaron a las 18, cuando aún la tarde soleada iluminaba los picos andinos y donde el mensaje de paz inundó los corazones de todos los presentes.
"La primera Marcha Mundial por la Paz ha sido posible", inició el activista español Rafael de la Rubia, quien resumió y compartió los distintos momentos vividos por los integrantes de esta movida internacional a lo largo de su recorrido.
Desde el escenario montado al pie de la Cordillera, el español pidió que la paz "se incluya en los derechos humanos", y que "Latinoamérica sea una región libre de armas nucleares".
"Esta marcha no culminará hasta que se acaben las guerras y se instale la cultura de la no violencia", remarcó.
Junto a De la Rubia, hablaron Bhairavi Sagar, de India; Giorgio Schultze, de Italia; Gemma Suzara, de Filipinas; Tony Robinson, de Inglaterra; Pía Figueroa, de Chile; Sandra Amor, de Argentina; y Tomás Hirsch, de Chile.
Se trató de personalidades vinculadas a la paz, la filosofía y la política, quienes dieron su mensaje final en reclamo de la finalización de las guerras, el desmantelamiento de las armas nucleares y el cese de todo tipo de violencia (física, económica, racial, religiosa, cultural, sexual y psicológica).
Según los organizadores, unas 15.000 personas se reunieron en el Parque Punta de Vacas, donde todos cerraron la marcha con un show musical que dieron varios artistas congregados.
Junto a los músicos llegados de distintos confines del planeta Tierra, hubo varios grupos de danzas típicas que amenizaron la jornada hasta entrada la noche.
La Marcha Mundial ha sido organizada por el Movimiento Humanista a través de uno de sus organismos, Mundo sin Guerra, y arrancó el 2 de octubre en Wellington, Nueva Zelanda.
Así recorrió países de Oceanía, Asia Oriental y Continental, Europa, África y América hasta llegar el 31 de diciembre a Mendoza.
Para ello, varias dotaciones de Gendarmería y de Policía de Mendoza realizaron un operativo especial para evitar inconvenientes en la circulación de vehículos en alta montaña.
Ayer se realizó un acto al pie del Aconcagua, donde habló el líder humanista Mario Luis Rodríguez Cobos, más conocido como Silo, y su discurso fue traducido en diecisiete idiomas.
El evento pudo seguirse en vivo desde Internet, a través de la página www.parquepuntadevacas.org